Inclusión Financiera en Argentina

Lucas Mayorca, Product Manager de Wenance, analiza la inclusión financiera en nuestro país y nos comparte su visión.


Hoy en día, Argentina vive una situación complicada a nivel inclusión financiera. Por un lado, rige la ley (Com. A 5928 del 21/03/16) que permite solicitar una caja de ahorro en cualquier banco con el único requisito de tener DNI argentino. Por otro lado, solamente el 49% de los argentinos tienen una cuenta bancaria y, como para agravar la situación, solamente el 32% de la población tienen acceso a un producto de crédito (ya sea tarjeta de crédito o préstamos), traduciéndose así en la ratio de crédito sobre PBI más bajo de toda la región.

En conclusión, si bien los argentinos tienen a su disposición la oportunidad de solicitar una cuenta bancaria de forma gratuita e ir construyendo su historial crediticio que le permita acceder a productos de crédito, gran parte de ellos elige no hacerlo por alguna razón.

Dicha razón, según mi visión, tiene origen en la burocracia y pérdida de tiempo en la cual hay que incurrir para cada cuestión que sea necesaria en una entidad bancaria. 

Por ejemplo, si bien la caja de ahorro se solicita de una manera muy simple, en muchas ocasiones sigue siendo excluyente concurrir a una sucursal o, en los mejores casos, ir a un cajero automático, solicitar una clave, confirmarla en la página web y luego hablar en horario bancario durante 20 minutos con un operador. Ni hablar si te cobran $100 por algún “X” motivo, no vas a tomarte el tiempo de realizar el reclamo, ver qué paso para que no vuelvan a cobrarte y etc; afectando este comportamiento, la percepción de valor entregado por parte de los bancos. (experiencia de los usuarios)

Sin ir más lejos, uno de los principales bancos del país, y que se posiciona como una alternativa innovadora, para ofrecerme un “upgrade” como cliente me solicita ir hasta una sucursal a firmar, cuando tengo todas las claves de seguridad que se puede tener y podría hacerlo por la app (pienso: ¿para qué tiene validación biométrica?) o en su defecto por teléfono. Podría seguir con numerosos ejemplos de casos, cómo la cantidad de papeles y visitas que son necesarias para obtener un préstamo UVA.

Todo esto, hace que todavía los argentinos no quieran saber nada con los bancos ni con solicitar una caja de ahorro.

En cuanto a la poca oferta de productos de crédito, creo que se juntan dos factores.

Primero, por el lado de la demanda, tenemos la gran participación de la economía informal, no permitiendo que los argentinos vayan construyendo un historial de sus ingresos. Esta situación se agrava aún más si miramos los segmentos con mayores necesidades.

y segundo, del lado de la oferta, el país en los últimos  30 años ha tenido fuertes y conocidos vaivenes económicos, por lo que exponerse a dar un crédito a períodos largos o emitir plásticos es un riesgo muy alto, en el cual desconocés cual será la tasa de interés a la que tendrás que fondear dichos productos.

Esto decanta en que los segmentos más vulnerables a las crisis económicas no son bien vistos ya que, ante cualquier tormenta, se dispara la morosidad y convierte a este segmento en una pesadilla.

Sin duda hay mucho por hacer y las Fintech tienen mucho valor para aportar.

Lucas Mayorca
Wenance, Product Manager

we